Las oficinas se convierten en departamentos por desocupación

¿Vivirías en una? Muchas oficinas se convierten en departamentos

Son muchos los espacios de trabajo los que se encuentran vacíos desde hace meses y meses; y muchos de ellos no volverán a ser ocupados por las empresas. De hecho, ahora con su desocupación muchas oficinas se convierten en departamentos. Dichos locales han considerado cambiar su uso de suelo para ser usados con finalidad habitacional.

A inicios de este 2021, tan sólo en la Ciudad de México, se registró 1.3 millones de metros cuadrados de edificios corporativos vacíos; esto se tradujo en un 84% de caída del uso de oficinas, mientras que a nivel nacional la caída fue de un 64.22%. Estos datos fueron registrados por la inmobiliaria Newmark y la plataforma Lobbyfix, una startup que registra los visitantes a los inmuebles.

Home office como nuevo modelo

La adopción del home office es inminente para muchas empresas; los colaboradores han podido realizar sus tareas sin problemas y los empresarios se han ahorrado buenas cantidades de arrendamiento.

Pese a las ventajas de home office, para los propietarios de los inmuebles, este representa un problema, pues la recuperación económica y la vacunación tienen un ritmo muy lento. Por esto, han debido de analizar alternativas para la utilización de estos espacios.

Lee también: Her City, la guía de participación de las mujeres en la planificación urbana

Fly to quality

«Inmuebles de oficinas cuya calidad de construcción de alto estándar, amplias instalaciones de estacionamiento superiores a las de los edificios residenciales y comerciales podrán ser considerados para el cambio de usos hacia viviendas», comenta el cofundador de la inmobiliaria Solili, Rob Hixson. «Este mercado tiene una inversión masiva de producto de clase mundial que es ideal para adaptarse a los requisitos actuales del mercado de la Ciudad de México».

Esta modificación será más común para edificios de oficinas de categoría B o C, ya que la poca absorción de estos inmuebles ha provocado que las desarrolladoras sean más agresivas en el recorte de los precios de alquiler. Además, otorgan mayor flexibilidad en los contratos, lo que está dando el fenómeno fly to quality.

Esto significa que las empresas están apostando por activos de mejor ubicación y calidad, cosa que anteriormente era más complicado de costear.

Lee también: Oficinas post COVID-19: la evolución de los espacios corporativos

Ganar-ganar: convierten oficinas en departamentos

Este mecanismo de reconvertir oficinas a vivienda sería un ganar-ganar. Las empresas dueñas de los edificios deberán analizar los costos que implican el cambiar el uso de suelo, las respectivas adecuaciones a las construcciones, así como los precios de los permisos.

Si el proyecto resulta viable, las empresas deben seguir un procedimiento y acercarse con las autoridades gubernamentales, las cuales siempre han mostrado interés en las iniciativas del sector residencial.

De hecho, en la capital del país, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum está dispuesta a permitir que se construyan más pisos en los edificios de zonas como Tacubaya y Reforma, pero a cambio de que un porcentaje de las viviendas sean comercializadas a precios económicos.

¿Vivirías en una oficina?

Podría intersarte:

Nueva Normalidad: 4 tendencias que dominarán en la vivienda 

10 ideas para oficinas en casa

Aumenta la tendencia del coworking debido a la pandemia

Leave a comment

Abrir chat